"Remarcamos los valores del básquet"

Sus 2,08 metros de altura y sus más de 120 kilogramos de peso son aún más imponentes rodeados de chicos. Su voz marca autoridad y su tranco transmite seguridad. A sus 46 años, Rubén Wolkowyski está prácticamente igual a cuando se fajaba debajo de los tableros para que el resto de la Generación Dorada brillara a su alrededor.
Antes se brindaba por los demás poniendo el cuerpo. Hoy intenta transmitir ese espíritu en cada charla. Y lo consigue. Los jóvenes lo escuchan, lo miran y lo admiran. Tan serio como en sus épocas de jugador, les asegura que el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 no fue lo único importante del que quizás fue el mejor exponente colectivo del deporte argentino de todos los tiempos. Prefiere destacar el camino recorrido, el esfuerzo para conseguir el objetivo y los valores de equipo que se forjaron y aún perduran.
"Estoy cuatro kilos arriba de cuando jugaba", dice el Colo al referirse a su impecable estado físico. "Cada tanto seguimos haciendo algo", agrega el chaqueño, que ayer cerró el Campus Spalding que se llevó a cabo en el Club Estudiantes de Santa Rosa con la participación de unos 80 jóvenes de todo el país.
"Nosotros aportamos nuestra experiencia, corregimos cosas y tratamos de transmitir lo que vivimos como jugadores", agrega el ex pivot, que engalanó los cinco días de actividades junto a Alejandro Montecchia y Rubén Magnano, base y entrenador de la mejor selección de básquet de la historia.
"Se siente el cariño de los chicos. Hoy admiran a la nueva generación de la Selección, que está marcando su camino, pero por la tecnología o por lo que le transmitieron sus padres o sus clubes los chicos también mantienen el respeto por nosotros", comenta con respecto al reconocimiento hacia la denominada Generación Dorada.

- ¿Qué te gustaría que se lleven los chicos de cada campus?
- Los valores del básquet y del deporte, que muchas veces no te los dan ni en los colegios. Desde que uno entra en la cancha de básquet trata de inculcar que el respeto es lo primero que hay que tener. El respeto entre compañeros, a los profes, a cumplir con los horarios, a entrenar, a parar a tomar agua, a escuchar, a ayudar al compañero para que sea mejor... Que entiendan que es un deporte de equipo y que tienen que jugarlo así, porque el ser individual no los va a ayudar. Y que a esos valores se los llevan a la casa y sepan que los pueden usar no solo en el deporte, sino en la vida en general. Por eso remarcamos los valores del básquet y del deporte.

Hermanitos.
Wolkowyski jugó durante más de 20 años al más alto nivel del básquet, primero en su país y luego en el ámbito internacional, pasando por la Liga Nacional, la ACB de España y las ligas de Italia, Grecia, Rusia, Polonia y la NBA norteamericana, donde defendió los colores de Seattle Supersonics y Dallas Mavericks.
Hoy vive en España y trabaja en el básquet de base de Linces de San Pedro. El viaje a Argentina le permitió participar del campus en Santa Rosa y, además, formar parte de la "juntada" que hicieron la semana pasada siete integrantes de la Generación Dorada, a quince años del oro olímpico.
"Hoy nos llamamos los hermanitos del básquet", dice el Colo con una sonrisa cuando es consultado por el citado encuentro, en el que también estuvieron Emmanuel Ginóbili, Juan Ignacio Sánchez, Alejandro Montecchia, Fabricio Oberto, Leonardo Gutiérrez y Andrés Nocioni.
"Forjamos una amistad que va más allá del básquet y disfrutamos mucho estar juntos, contar anécdotas y recordar todo lo que hicimos juntos", agrega quien fuera campeón olímpico en Atenas, subcampeón mundial en Indianápolis, campeón panamericano y del FIBA Américas, entre otros logros con la Selección.

- Ese proceso les quedó tan grabado como la imagen con la medalla dorada en el pecho...
- Sí, nos quedó el camino recorrido para llegar. Todos se acuerdan de la medalla, de la frutilla del postre, pero es importante lo que pasó antes, lo que se sufrió, lo que se dejó de lado para llegar hasta ahí; desde viajes de estudio, cumpleaños, nacimientos, familia. Cuando un deportista es profesional sabe que tiene que dejar cosas de lado y es difícil, pero también sabíamos que íbamos a lograr algo importante para el básquet argentino.

Identidad.
Por otro lado, Wolkowyski valoró lo conseguido por la Selección argentina actual, que hizo un gran Mundial y que ya le apunta a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 de la mano del interminable Luis Scola y de la nueva camada encabezada por Facundo Campazzo.
"Siempre pido que no se compare a esta Selección con la nuestra porque son dos cosas diferentes, épocas diferentes, jugadores y entrenadores diferentes, y hasta un básquet diferente", aclara el Colo.
"Cada Selección tiene que buscar una identidad y mostrarla cada vez que sale a jugar. Y esta Selección hoy tiene esa identidad, que en parte es una continuidad de lo nuestro pero con particularidades propias. Entonces tiene que mantenerla para que el equipo siga creciendo, porque además hay jugadores que han crecido muchísimo a nivel europeo y cada día van a aportar más", agrega.
Finalmente, y sin desviarse del camino, Wolkowyski insiste con esa "identidad" que debe adquirirse desde los seleccionados menores. "Sería clave que desde la CABB (Confederación Argentina de Básquetbol) se trabaje a nivel nacional para que las formativas aprendan a competir y a formarse para el nivel internacional. Para que cuando un jugador de la Selección mayor ya esté terminando, haya otro empujando desde abajo para ocupar ese lugar", apunta.

- ¿Hay en esta Selección o en lo que viene desde abajo algún Wolkowyski en potencia?
- No lo sé. El básquet de hoy es diferente al nuestro. Hoy se juega mucho más afuera de lo que lo hacíamos nosotros con Fabricio (Oberto). Fijate que Luis (Scola) antes era un 5 fijo y hoy sale a jugar afuera permanentemente. Todo cambió, pero sí es cierto que se necesitan jugadores fuertes para pelear y luchar contra el poderío que tienen los europeos, por ejemplo. Eso es lo que hacía yo, y siempre habrá alguno que haga ese trabajo.

Una CABB más federal.
Rubén Wolkowyski fue uno de los jugadores de la Generación Dorada que en su momento dieron el paso al frente para sacar al pampeano Germán Vaccaro de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), luego de varios años de gestiones oscuras que terminaron con acciones legales contra el piquense.
"Lo de Vaccaro yo lo venía denunciando desde 2006. Porque se hicieron muchas cosas importantes en el básquet argentino y hubo mucha gente, no solo Vaccaro, que las usaron para beneficio personal. Eso fue lo que nos dolió", remarcó el Colo.
"Ahora hay una nueva etapa con (Fabián) Borro, en la que habrá que participar, apoyar y principalmente controlar que las cosas se hagan bien. Sumando entre todos se puede seguir por el camino que comenzó (Federico) Susbielles", dijo con respecto al bahiense que reemplazó a Vaccaro y ahora dejó la presidencia.
"Lo que no hay que hacer que la CABB sea política como en el último tiempo (con Susbielles), sino que se trabaje expresamente para el básquet y que todas las federaciones del país y los clubes se sientan identificados. Que sea una CABB más federal", pidió.