Racing se aprovechó de un tibio All Boys

El Albo castense, en condición de visitante, superó por 2-0 al Auriazul, que quedó último en el grupo "A". Los goles fueron convertidos por Alan Caser y Angel Arco. Con el encuentro 1-0, el alboyense Juan Saffeni falló un penal.Racing de Eduardo Castex, en calidad de visitante, superó ayer por 2 a 0 a All Boys de Santa Rosa, en el marco de la cuarta fecha de la Zona "A" del Torneo Provincial de fútbol "El Atuel también es pampeano". Los goles fueron convertidos por Alan Caser, a los 23 minutos del primer tiempo, y Angel Arco, a los 15 del complemento. Con el encuentro favorable 1-0 para la visita, All Boys falló a los 28 de la primera etapa un penal en los pies de Juan Pablo Saffeni. De esta manera, el Albo castense, que terminó con diez por la expulsión de Jordan Cornara sobre el final el partido, sumó su segunda victoria consecutiva y quedó como único escolta del líder, y ya clasificado, Estudiantil de Castex. Por su parte, los santarroseños perdieron por tercera fecha consecutiva y se ubican en el último puesto, con la obligación de ganar los dos partidos que restan si quieren pelear por la clasificación a los cuartos de final. En la primera etapa, el conjunto dirigido por Edgardo "Tuco" Leguizamón capitalizó las falencias defensivas de All Boys y generó varias situaciones sobre el arco local. A los 10 minutos, Renzo Frank habilitó en profundidad a Cornara, que intentó eludir a Luciano Roo, pero el arquero le achicó el ángulo de definición. Racing dominaba la lucha en el mediocampo, dejando muy expuestos a los volantes alboyenses Sergio Guerra y Nazir Leones, y seguía llevando peligro al arco local. A los 15 minutos, Roo le ahogó el festejo a Cornara, tras un centro de Caser, que a los 19 remató apenas desviado. La primera respuesta clara de All Boys fue a los 20 minutos, con la velocidad de Juan Pablo Saffeni, que a punto de definir por arriba se encontró con una buena respuesta del arquero Lucas Morán. A los 22 minutos, Bruno Urquiza cedió con Frank que, sin marcas, sacó un remate que obligó a la intervención de Roo, para mandar la pelota al tiro de esquina. Y un minuto después, se rompió el tanteador, cuando Racing recuperó la pelota en el mediocampo, Caser picó habilitado por derecha y ante el achique del arquero estampó el 1-0. El Albo fue por más y estuvo cerca de ampliar el marcador, pero entre Darío Seip y Ezequiel Roque impidieron la definición de Caser. En la contra, Cristian Baldissoni ingresó al área, con pelota dominada, Maximiliano Morales Páez le cometió falta y el árbitro, Cristian Reinoso, marcó penal. El encargado de la ejecución, a los 28 minutos, fue Juan Pablo Saffeni, que remató a la derecha de Morán -fue al otro lado, pero la pelota se estrelló en el palo. El rebote salió al medio, le quedó a Jerónimo Gutiérrez, quien sacó un derechazo que hizo vibrar el palo. En la parte final, All Boys contó con tres ocasiones para igualar el encuentro, sin embargo entre Morán y los defensores se encargaron de mantener el cero en el arco castense. La más clara fue a los 45 minutos, cuando Julián Bello peinó la pelota tras un tiro de esquina y apareció un defensor para sacarla sobre la línea. Segundo. En el complemento, el Auriazul apretó en el primer cuarto de juego. Estuvo cerca de la igualdad, a los 5 minutos, pero otra vez Morán le ganó el duelo a Saffeni. A los 7, Baldissoni estrelló un tiro en el palo y, un minuto después, Gutiérrez remató por arriba del horizontal. Sin embargo, a los 15 minutos, Racing de Castex aprovechó un error del arquero Luciano Roo para marcar el 2-0, cerrar el partido y generar alguna preocupación en el conjunto local. A la salida de un tiro de esquina, Angel Arco cabeceó camino al arco, la pelota se le escurrió de entre las manos al "uno" y anotó el segundo tanto.De allí hasta el final, con más ganas que ideas, All Boys buscó el descuento y para esto el técnico, Miguel Arancio (recibió algunos reproches desde la popular), pobló el ataque con los ingresos de Luciano Andrada y Esteban Masson. No obstante, Racing, que a los 44 se quedó con diez por la expulsión de Cornara, se cerró bien atrás, no sufrió demasiados sofocones y de contra pudo haber aumentado el marcador. El final del encuentro dejó dos caras. La de felicidad en los jugadores de Racing, porque después de un mal comienzo, con dos derrotas, se recuperaron y están a un paso de meterse entre los ocho mejores de la provincia. Y la de preocupación en los alboyenses que, después de ganarle el clásico a Belgrano en la primera fecha, sumaron su tercer traspié, el juego no es el esperado y deberán ganar los dos partidos que restan.