Piquense hizo cumbre en el Aconcagua

Un joven farmacéutico piquense el domingo a la tarde hizo cumbre en el Aconcagua (Mendoza) en una expedición que duró cinco días. Se trata de Lorenzo Ré, de 26 años de edad, quien trabaja en la conocida farmacia de su familia, ubicada en el barrio Pacífico de esta ciudad. Ayer a la tarde emprendía la bajada del cerro.
El domingo a la tarde, Ré conquistó el "Techo de América", tras escalar en apenas cinco días de expedición, los 6964 metros que tiene el Aconcagua.
"Muchas emociones juntas, nada más que agradecer a todos los que me apoyaron en este sueño", escribió en la red social Instagram luego de tal significativo logro.
El sueño de escalar el cerró más alto de América comenzó a tomar forma a mitad de año, cuando se contactó con el piquense Pablo García, conocido bombero de la ciudad, quien tiene un emprendimiento que ofrece travesías de montaña.
En principio, el plan fue para ir junto a un grupo a Cordón del Plata, en la zona de Mendoza, y hacer la planificación y preparación de cara al Aconcagua.
Entre el piquense Pablo García y el guía cordobés Sebastián García, armaron un plan de trabajo, y la primera expedición a Cordón del Plata, que suponía una aclimatación en altura. La estadía en este cordón montañoso, duró ocho días, y sirvió para que el piquense se aclimatara a la zona e hiciera cumbres de 4000 y 5000 metros. El trabajo de preparación lo coronó con la cumbre en el Cordón del Plata (5968 metros) a la que llegó el 1 de diciembre.

Cumbre.
De regreso, volvió a Mendoza donde estuvo tres días, para encarar luego el desafío final, hacer cumbre en el Aconcagua.
El primer día de la travesía, junto a su guía Sebastián García, caminó 27 kilómetros desde Horcones hasta Plaza de Mulas. La preparación y el trabajo de aclimatación previa, le permitieron hacer en una sola jornada la distancia que a otros les lleva entre dos o tres días.
La travesía continuó de modo favorable, y el domingo, poco después de las 14 (en el quinto día), alcanzó la añorada cumbre.
Pablo García, quien fue parte esencial en la organización de la excursión, le contó a LA ARENA que salió tal cual fue planificada y que fue clave la preparación que hizo en Cordón del Plata.
"Otros van se instalan en Aconcagua entre 15 y 20 días, y hacen todo ahí, lo cual lo hace a todo muy monótono. La preparación que hizo en Cordón de Plata estuvo muy bien, porque es otro ambiente, otro lugar. Después, en el Parque Provincial Aconcagua fue un trámite, porque estar 5 días y hacer cumbre, lo hace sólo la gente que está adaptada o es muy buena en esto", contó.
El joven piquense, que desde ayer está emprendiendo el regreso, preparó esta travesía con mucha antelación y consciencia del riesgo y de la exigencia a la que se enfrentaba. Por ello, además de la programación del viaje, afrontó durante el año un riguroso entrenamiento físico que tuvo su mejor recompensa.