Otra vez incidentes en Villa Alonso

Como ya ocurrió en innumerables oportunidades, en este y otros torneos, el partido de ayer en Villa Alonso terminó con incidentes, en este caso con los hinchas de Ferro de Pico y las fuerzas policiales como actores principales.
Los disturbios y provocaciones comenzaron desde temprano, cuando la barra de Belgrano, conocida como "La 14", colgó una bandera con inscripciones hirientes para los hinchas de Ferro, acompañando la acción con cánticos referentes al tema.
En el entretiempo se acentuaron las provocaciones, que eran respondidas por los piquenses, y a los 12 minutos del complemento el partido tuvo que pararse porque algunos hinchas de Belgrano se habían trepado al alambrado. Hasta allí, y como contexto de un partido que transcurría por los carriles normales, los disturbios habían sido menores.
Sin embargo, cuando finalizó el partido los hinchas de Ferro comenzaron a tirar piedras hacia la parcialidad local, y la Policía respondió inmediatamente con disparos de balas de goma. De esa manera, y tras varios minutos y muchísimas detonaciones, las fuerzas de seguridad lograron replegar a los visitantes hasta la salida de la cancha. Los disparos continuaron afuera, hasta que los hinchas subieron a los colectivos y emprendieron el regreso a General Pico.

Lezcano: "No perder también ayuda".
La continuidad del entrenador Patricio Mac Allister al frente del plantel de General Belgrano fue uno de los temas recurrentes que se tocaron alrededor del clásico de ayer ante Ferro de Pico, que terminó 0-0 por la decimoquinta fecha del Torneo Federal "A".
El Pato había anunciado en la semana que, si perdía, iba a dar un paso al costado, con el objetivo de que a partir de la contratación de un nuevo entrenador, Belgrano pudiera comenzar a levantar en esta incursión en la tercera categoría del fútbol argentino. El resultado fue una igualdad sin goles en la que su equipo fue superado, pero en el que sus jugadores mostraron esa actitud que el Pato reclamó en varias oportunidades.
Tras el clásico de ayer, Mac Allister avisó que no iba a hablar con la prensa (lo había hecho luego de cada presentación como local), por lo que pateó el tema de su continuidad hacia adelante. En realidad, quienes le habrían pedido que no haga declaraciones "en caliente" serían los dirigentes, con la intención de no dar por cerrado nada antes de la reunión que mantendrán hoy, en la que los mismos directivos intentarán convencer al DT para que siga al frente del equipo.

Plantel a favor.
Quienes sí hablaron luego del partido ante Ferro fueron algunos referentes de Belgrano, dejando en claro que todos están convencidos de que lo mejor es la continuidad de Mac Allister como entrenador. "Todos queremos que siga", resumió el capitán Agustín Vistarop, en nombre de todo el equipo.
Otro de los jugadores con peso en el plantel que se refirió al tema fue el central Julio Lezcano, al aclarar que pese a que no jugaron pensando en la situación de Mac Allister, mostraron una actitud y unas ganas que dejan en claro que quieren seguir bajo la batuta del Pato.
"No es que jugamos pensando en eso o para que no se vaya el Pato. Lo respaldamos, obviamente, pero se trabajó para que el equipo gane, jugamos por nosotros más que nada", explicó el central, que jugó con una máscara protectora en la cara, teniendo en cuenta que hace poco volvió tras sufrir una doble fractura en el tabique nasal y el maxilar.
"Se habló el tema en la semana y se dejó en claro que no había que jugarlo ni por él (Mac Allister) ni por lo que diga la gente; sólo por respeto nuestro, porque estábamos perdiendo prestigio y ya no nos respetaban", amplió Lezcano.
Y en ese sentido, remarcó que pese a que Ferro fue más, Belgrano mostró una actitud que también sirve para encarar lo que viene. "La actitud cambió después del partido frente a Roca; se cambiaron las ganas", dijo el defensor. "Y lo que se rescata (en el clásico) es que no se perdió y se rescató un punto. En lo grupal y en lo anímico, no perder también ayuda", agregó. "Tenemos que seguir trabajando así, por este camino", cerró.