El Tribunal le dio 25 fechas a Sosa

El futbolista de Deportivo Mac Allister Nicolás Sosa recibió 25 partidos de suspensión, mientras que el jugador de Sportivo y Cultural de San Martín Juan Hours fue sancionado por 20 fechas, tras los gravísimos incidentes protagonizados el domingo en la cancha del Depo, al terminar el encuentro correspondiente a las semifinales de la Copa Liga Cultural de fútbol.

El Tribunal de Disciplina de la Liga Cultural le cayó con todo el peso al futbolista visitante, que fue el que comenzó con la agresión, pero también castigó duramente a Sosa. Estos no fueron los únicos futbolistas, ya que otros siete jugadores de Mac Allister y la misma cantidad de Sportivo fueron suspendidos, como así también los dos entrenadores y allegados a ambos clubes. También fue sancionada "provisoriamente" la cancha del Deportivo Mac Allister hasta tanto se resuelva la investigación en trámite.
El Tribunal consideró que "al momento de analizar lo ocurrido en el campo de juego al finalizar el encuentro, se observa que los hechos violentos producidos resultaron especialmente graves, y excedieron largamente cualquier tipo de justificativo y explicación, tornando indispensable aplicar el reglamento con rigor".
Además, el Tribunal informó que "dio traslado del informe a los Clubes involucrados, respecto de hechos que comprometen su responsabilidad, y a los jugadores informados -que se encuentran inhabilitados provisoriamente-; y que algunos no han presentado sus descargos, y otros han presentado sus descargos por escrito, ejerciendo su derecho de defensa, al exponer su visión de los hechos ocurridos, donde como atenuante genérico advertimos la propia autocrítica de dirigentes, personal técnico y jugadores".
"A los fines de que también ejerzan adecuadamente su derecho de defensa, se suspenderá provisionalmente a aquellos jugadores que a pesar de no haber sido informados se ha observado claramente en los videos y fotografías evaluadas que han tenido conductas antirreglamentarias, lo cual se puede explicar lógicamente dado que ante tamaña gresca razonablemente pudo no ser visto por las autoridades arbitrales, pero cuya gravedad justifica el accionar de oficio".
También destacó que "luego de analizar el informe del árbitro, las fotos y videos, y contraponerlo con las explicaciones brindadas, llegamos a la conclusión que pese al esfuerzo que han puesto de manifiesto en sus defensas los jugadores y dirigentes no pueden conmover la denuncia presentada por el árbitro ni la crudeza de las imágenes. Que, dicho lo anterior, ha de señalarse que existen dos cuestiones a resolver y que ellas son: en primer lugar analizar individualmente las situaciones de los jugadores y cuerpo técnicos expulsados, y luego informados -o no-; y en segundo lugar la responsabilidad de los clubes".
Por esto, teniendo en cuenta la primera cuestión, el Tribunal puso "especial énfasis en el motivo disparador que luego generó el caos que terminó en contienda campal, con mutua agresión entre los jugadores de los equipos, auxiliares técnicos y simpatizantes, cuyo reflejo de este análisis son las sanciones impuestas a tales personas y que aparecen en la parte resolutiva".
Y sobre la segunda cuestión, "el árbitro denuncia que ingresaron antirreglamentariamente simpatizantes de ambos clubes al campo de juego, lo cual ineludiblemente acarrea sanciones reglamentarias, máxime considerando que participaron de las agresiones. Por ello, dada la implicancia del tópico, este Tribunal ha dispuesto medidas complementarias tendientes a determinar grados de responsabilidad, aunque disponiendo medidas provisorias".
El Tribunal, además, consideró que "del artículo 2 del Estatuto de la AFA surge como objetivo primordial el de mejorar, promover, reglamentar y controlar el Fútbol en todo el territorio del país sobre la base de la deportividad y considerando el carácter unificador formativo y cultural, como así los valores humanitarios" y por otro lado deberá promoverse la integridad, la ética y la deportividad a fin de impedir métodos o prácticas que puedan poner en peligro el juego limpio en partidos y competencias".
Ante todo esto, el Tribunal resolvió suspender a los siguientes jugadores del Deportivo Mac Allister: Nicolás Sosa recibió 25 partidos; Martín Sosa y Ulises Alzamendi, cinco fechas; Clemente Sosa, ocho fechas; Gino Viale, diez partido; en tanto, fueron suspendidos provisionalmente y deberán presentar descargo los jugadores Darío Benvenuto y Leo Morales. En tanto, Valentino Fossaceca, que había sido expulsado durante el partido, deberá purgar una fecha de sanción.
Por otra parte, el entrenador del Depo, Miguel Quirulef, recibió ocho fechas de sanción; y Laureano Ondicola, que firmó como preparador físico, cinco fechas.
Por su parte, los jugadores de Sportivo suspendidos fueron: Juan Hours, que deberá purgar 20 partidos; Patricio Yaeguer, diez fechas; Jonathan Wahlerr, cinco; Cristian Payella (expulsado durante el partido), dos; y una fecha para Francisco Gaviot y Nahuel Schlaps. Matías Wahlerr y Dayan Fornerón fueron sancionados provisionalmente y deberán presentar el descargo correspondiente; mientras que el DT, Javier Keil, recibió una fecha.
Además, el Tribunal suspendió "provisoriamente" a Marcelo Morales, quien ingresó a la cancha como periodista y participó activamente de la gresca; y al campo de juego del Club Deportivo Mac Allister.
Por último, "atento lo que surge de la investigación en trámite, en los términos del artículo 22, oportunamente se expedirá este Tribunal con respecto a la invasión, conducta y accionar de los simpatizantes de ambos clubes al finalizar el encuentro".