Boca cerró el año con una caída en Rosario

Boca tuvo otro flojo desempeño y cerró el año con una derrota por 1 a 0 frente a Rosario Central, en un partido disputado anoche en Arroyito, correspondiente a la decimosexta fecha de la Superliga, y que marcó el fin del ciclo de Gustavo Alfaro.
El delantero uruguayo Sebastián Ribas, a los 17 minutos del primer tiempo, marcó el gol de la victoria del elenco canalla, que engrosó su promedio y quedó metido en la pelea por el título, con 26 puntos. Cuando el partido se terminaba, fue expulsado en la visita Nicolás Capaldo, por doble amonestación.
Con este resultado, Boca sigue puntero junto a Lanús y Argentinos Juniors, con 29 puntos, pero puede ser superado por el Bicho, que hoy recibe a Argentinos Juniors.
En cuanto al juego, el conjunto local maniató a Boca en los primeros minutos, presionó de la mitad de la cancha hacia adelante y se hizo dueño de las pelotas divididas.
El gol de Ribas se dio tras una acción en la que Nahuel Molina lanzó el centro, Zabala pifió el remate y la pelota le quedó servida al goleador uruguayo. El conjunto de la ribera esbozó una tibia reacción, pero Central no bajó el ritmo y estuvo cerca de ampliar la diferencia en el marcador.
En el segundo tiempo se invirtieron los roles, Central se acomodó más cerca de su arco para defender la ventaja y Boca pasó a dominar, pero con muchos problemas para profundizar.
Con el correr de los minutos, Alfaro realizó cambios ofensivos y el trámite pasó a ser una monólogo de la visita, con algunas contras aisladas del local. La más clara fue un disparo al palo de Eduardo Salvio con rebote que no supo capitalizar Franco Soldano. Pero Boca no pudo acertar y cerró el año con una derrota.

"El final de un ciclo".
Gustavo Alfaro, director técnico de Boca, empezó ayer a despedirse del club de la ribera al afirmar que el partido con Rosario Central marcó "el final de un proceso".
Lo había dicho antes del comienzo del encuentro disputado en Arroyito y lo reafirmó tras la derrota por 1 a 0: "Es un final de ciclo, porque termina mi contrato, este año terminó", señaló, dejando una mínima puerta abierta, algo que parece muy difícil.
"Solo tengo palabras de gratitud al mundo Boca, a los hinchas, dirigentes, jugadores y a Nicolás Burdisso", dijo Lechuga en un breve contacto con la prensa.
El entrenador xeneize reconoció que se despidió de los futbolistas -"porque puede ser mi último partido"-, a quienes les agradeció "la entrega y el compromiso" mostrados bajo su conducción.
Las palabras de Alfaro se dieron en simultáneo con el escrutinio que se realizaba en la Bombonera para determinar quién será el nuevo presidente del club de la ribera.
En cuanto al balance de su ciclo, recordó que se inició en un momento duro para el club, tras la caída en la final de la Copa Libertadores 2018 frente a River.
"El arranque fue muy complejo, muy difícil. Había que estar en enero y recuperar ese aspecto combativo que tenían los jugadores, con su orgullo dañado. Creo que el equipo se paró y este año hizo una gran Copa Libertadores", analizó Alfaro.
Y agregó: "Fuimos el único equipo argentino que ganó su grupo, hicimos muy buenos partidos en Brasil y Ecuador y nos costó el partido con River allá, pero después tuvimos la chance de equiparar la serie en la Boca y nos quedamos afuera por un gol de diferencia".