Antogna se quedó con la victoria

El santarroseño Julián Barrientos, integrante del equipo SEP San Juan, finalizó cuarto en
la 83 edición de la competencia de ciclismo Doble Bragado, que finalizó ayer con la octava etapa. El ganador de la tradicional carrera fue Fernando Antogna, del equipo Ciudad de Chivilcoy.
Barrientos una vez más se codeó con los mejores, esta vez en la famosa competencia que tuvo como epicentro la ciudad de Bragado y que reunió a los mejores corredores del país. El equipo SEP también lo integra el pampeano Mauricio Müller, que concluyó en el noveno puesto.
El chivilcoyano Antogna se adjudicó el primer puesto tras desarrollarse ocho etapas y dos pruebas de contrarreloj (una por equipos y una individual), en una carrera que resultó emocionante desde el arranque.
Antogna se quedó con la victoria por segunda vez (había ganado en 2013) tras llegar en el lote puntero en el último parcial, y sin perder tiempo con sus rivales directos. El ganador se alzó con el título más buscado de las rutas bonaerenses estableciendo un tiempo de 23 horas y 48 minutos. El podio se completó con Sebastián Trillini (SAT), con 23h48m50s, y Román José Mastrángelo (Ciudad de Chivilcoy), con 23h49m05s.
Barrientos, en tanto, se ubicó cuarto con 23h49m35s, delante de Claudio Flores (Municipalidad de Carlos Casares), con 23h49m45s, Mauricio Quiroga (SEP San Juan), con 23h49m54s, José Luis Rodríguez (SEP San Juan), con 23h49m56s, Sergio Fredes (SAT), con 23h49m58s, Müller, con 23h50m13s, y Alejandro Borrajo (Ciudad de Chivilcoy), con 23h50m21s.
La etapa final tuvo inicio en Mercedes y recorrió 115 kilómetros hasta llegar a Lanús en donde concluyó sobre Avenida Irigoyen, a las puertas del palacio municipal. El parcial se extendió 2 horas 32 minutos y contó con Héctor Lucero (Citty Bikes Center) como vencedor, superando en el sprint final a Marcos Crespo (Shania) y Quiroga (SEP San Juan).
Ni bien se puso en marcha la prueba los hombres del SEP San Juan empezaron a atacar, para hacer la diferencia con el pelotón mayoritario. De esta forma se concretó una fuga que logró algo de ventaja y se mantuvo durante varios kilómetros, pero al llegar a Acceso Oeste ya fueron neutralizados.
A partir de allí los integrantes del equipo Ciudad de Chivilcoy continuaron realizando un trabajo sin fisuras, que les permitió mantener a todos en el mismo grupo para evitar riesgos y asegurar la corona a Antogna, pese a que sobre los kilómetros finales hubo algunos movimientos en solitario, pero el paso del pelotón hacía imposible que alguien pudiera sacar diferencias.
Además de Antogna, se consagró el joven Agustín Martínez (Transporte El Sol) en la categoría Sub 23. Tras el abandono de Gil Maidana, Martínez heredó el liderazgo y lo defendió quedando al frente en la clasificación, por delante de Tomás Contte (Municipalidad de Ezeiza) y Joaquín Expósito (Bragado Cycles Club).
Las Metas Sprint finalmente se las adjudicó el cordobés Diego Valenzuela (SAT), que llegó en el grupo principal y desplazó a Juan Pablo Dotti (SEP San Juan), que sufrió problemas mecánicos y cedió el liderazgo en la jornada final.

"Buena preparación"
Tras ganar ayer por segunda vez la 83 Doble Bragado, el chivilcoyano Fernando Antogna se mostró feliz por el logro, y aseguró que el éxito se debió a la buena preparación y al trabajo del equipo.
"Durante seis meses estuve preparándome con el equipo para esta carrera, y dio sus frutos", enfatizó Antogna con una enorme sonrisa.
"Estoy súper contento porque me había propuesto ganar esta carrera, y el equipo confió en mí desde la primera etapa", expresó Antogna, al tiempo que agregó que esta vez le tocó elegir a sus cinco compañeros de un grupo de 12. "Los que corrieron cumplieron una gran labor, y los que se quedaron en sus casas también son parte de este triunfo porque estuvieron en cada entrenamiento y siempre los tuvimos presentes".
Al recodarle que hace 10 años tuvo que abandonar la Doble Bragado por el nacimiento de su hijo, Antogna manifestó que recuerda esa carrera. "Ahora mi hijo me acompaña, y sin él esta carrera no sería lo mismo para mí".
Antogna aseguró que la carrera fue difícil, exigente. "La luchamos todos los días. Recién estuve seguro que podía ganar cuando restaban sólo cinco kilómetros para la meta".