Kumbia Kuática cierra el año

La banda santarroseña Kumbia Kuátika terminará el año con un show en vivo que tendrá como condimento especial las proyecciones de la artista visual Verónica Fernández. El encuentro será esta noche, después de las cero horas, en El Social Barclub -Alvear 42-, lugar donde tocaron hace exactamente un año atrás y la entrada tendrá un valor de 150 pesos.
A la banda se sumará a partir de hoy un músico que llegará para reemplazar a Mario en la trompeta. LA ARENA dialogó con Joaquín Achiary Leiva, guitarrista y voz de Kumbia Kuátika, quien adelantó un poco el espectáculo y realizó un balance general del año.
Este grupo local nació en el 2011 con una propuesta original y fiestera: cumbia peruana. Cada recital que presentan explota de gente y buena onda. Completan la banda Pablo en percusión y timbaletas, Mario en bajo, Nacho en teclados, Nico en percusión, Maru en percusiones, Vicky en saxo, Facundo en trompeta, Matías en guitarra, y Mario en primera trompeta.
"Creo que estuvo bastante bien el año, tocamos muchísimo. A principio de año pudimos ir a Buenos Aires que no habíamos ido nunca y también hicimos el sur, Bariloche y El Bolsón", comentó el músico. "Ahora estamos ya próximos a editar un disco, que se grabó el año pasado pero había quedado en espera y ahora en poquito tiempo lo vamos a editar", adelantó.

El disco.
El trabajo discográfico contará con temas propios y un enganchado de más de media hora de covers. "Se grabó una parte en el estudio de Federico Camiletti y otra parte en el de Mauricio Ponce. La idea es terminar la tapa que está en proceso y cuando esté eso ya se edita", confirmó Joaquín.
La idea de los músicos es difundir el disco como objeto y también a través de las redes sociales y plataformas de audio. "Supongo que lo vamos a difundir por Internet también porque la banda hizo muchos contactos en los lugares donde anduvimos viajando, Chile, Perú, Colombia. Esas giras fueron en 2014 y en 2015".
Este verano los Kumbia tienen pensado quedarse en Santa Rosa y viajar solamente a tocar a lugares cercanos. "Ahora anclamos acá, porque tenemos una sala, un sonido, además de las cosas personales de cada uno. Coincidió en ese momento que se podía viajar, que se podía arrancar sin problemas y ahora nos salieron otras cosas. Podemos ir y volver a lugares cerca", explicó el guitarrista. "Esa gira fue para tocar donde surgiera, íbamos a plazas, peatonales, bares. Fue bastante kamikaze", aseguró.
El 2018 seguramente traerá buenas nuevas para los Kumbia Kuátika, con la edición del disco y cantidad de recitales en la provincia y alrededores. Mientras tanto, los músicos ya tienen todo listo para despedir el 2017 a pleno baile, como les es costumbre.